La Virtualidad en los Niños 2.0

La incursión de las tecnologías en el aula, cada día se hace más necesaria, sin embargo la usabilidad de éstas se ve comprometida por factores como ausencia de programas de formación para docentes, escasa disponibilidad de computadores y dispositivos móviles en los estudiantes, además hay un porcentaje importante de hogares donde las tecnologías básicas de comunicación no están presentes. Este escenario refleja una infraestructura que para algunos sectores socioeconómicos se presenta dispar, porque algunos tienen acceso excesivo a las comunicaciones mientras que otros precariamente poseen niveles básicos de paso al mundo tecnológico de hoy. Esta brecha sin duda nos está indicando que tenemos una realidad que enfrentar pero desde las vías posibles, de la educación. Y es acá donde la virtualidad galantea la vida diaria de nuestros niños.

¿Cuántos hemos escuchado decir a nuestros hijos, ¡Mamá la tarea la consulto en Internet¡,  ¡estoy jugando con mi amigo virtual1, o palabras como “stalkear” 2 que pudiese llegarse a pensar que hay deformación del lenguaje o frases que a diario nos revelan que han surgido nuevas formas de comunicación producto de la difusión tecnológica. Y es donde los discursos acartonados sin sentido de los políticos se caen por si solos, puesto que los programas oficiales no logran llegar a la célula fundamental de la sociedad como es la familia. Para ello es necesario, promover que las relaciones padre-hijo mejoren y se afiancen para que el fomento de los valores tengan asidero. Estos sencillamente pueden calar en un hogar donde la tecnología sea utilizada con responsabilidad.

La participación de la familia juega un rol fundamental, porque partiendo de ambientes hiperconectados mediante dispositivos móviles, los más pequeños de la casa, conviven en un mundo donde la imaginación les permite llegar hasta lugares y espacios inesperados, y mucho más de eso, el sólo estar conectados con desconocidos se abren múltiples formas de comunicación. Los nativos digitales tienen patrones conductuales guiados por las tecnologías de información y comunicación. En otras palabras intentan resolver, las actividades diarias, desde un correo electrónico, consultando un sitio web, resolviendo operaciones matemáticas  a través de un software, entre otros.

Este escenario no está mal, si es utilizado bajo la supervisión respectiva, se convierte en algo nocivo cuando, se distorsiona el uso de las herramientas para comunicarse con desconocidos que comienzan a invadir la mente de los niños, a través de ofrecer servicios mediante juegos que de manera muy sutil engañan la mentalidad sobre todo en aquellas edades tempranas donde todo lo miran sin malicia. Por ello, la importancia que como padres tenemos de participar en la educación de nuestros hijos.

No es pretender que la Generación Pulgar llamada así por el uso frenético de usar este dedo para accionar dispositivos móviles, conviva en mundos paralelos y haya un retroceso en estos nuevos tiempos, pero debemos entender que detrás de la tecnología está un ser humano, y es allí donde debemos focalizarnos. Nuestros niños 2.0 tienen una gran capacidad de procesar información, reciben y envían información desde múltiples canales digitales distintos, más si son usuarios de las redes sociales, sin querer esto los lleva a responder en oportunidades sin reflexión porque carecen en algunos casos, de una adecuada reflexión crítica porque responden a impulsos digitales tal como se genera la información en la web.

Ante esto, nuestra realidad es que los hijos de hoy viven en un mundo síncrono y asíncrono, por ello la necesidad que tienen de estar conectados, los problemas los resuelven a través del internet y los padres pasan a segundo plano llegando afectar la autoridad de éstos sobre el proceso educativo. Lo importante es que se tiendan puentes entre los padres-hijos para conocer un poco más de lo ocurre en la virtualidad, no debemos seguir permitiendo que hayan un dialogo solo a través de los valores que impulsa la vida digital sino que debemos acompañarlos y apoyarlos, puesto que los niños 2.0 están creciendo en un contexto social, cultural y educativo radicalmente distinto que no puede seguir llevándose como lo hacían nuestros padres.

Finalmente, conoce los gustos de tus hijos, así serás parte de sus intereses y juntos fortalecerán la relación, define tiempos de usos de los medios digitales (televisión, internet), proponles actividades que impliquen contacto con la familia, supervisa los hábitos de consumo de herramientas como twitter, facebook, whatsap, juegos on line, entre otros porque según algunos expertos son de carácter adictivo. Por tanto, continúa siendo el guía que necesita tu hijo pero sin olvidar que convivimos en un mundo mediado por las tecnologías.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s